Los tres filtros de Sócrates

Los tres filtros de Sócrates

La mayéutica

En nuestra vida cotidiana somos prestos a “Dar oídos” a los chismes, a la calumnia, a la murmuración, al “dice que se dice”, etc. Obviamente, dentro de nuestra Mente existen miles de Representaciones que pueden ser alteradas si tomamos parte en conversaciones negativas, si “damos oídos” a la calumnia, si escuchamos al “dice que se dice”, etc.

Por todas éstas y otras cosas, nunca conviene “darle oídos” a las palabras negativas de las gentes (eso es grave, y en el fondo es error). De manera que no solamente los agregados psíquicos (viva representación de nuestros defectos psicológicos) constituyen una carga que en nuestro interior cargamos.

gossip

Los tres filtros de Sócrates nos ofrecen una fórmula para lograrlo.

En la antigua Grecia, Sócrates fue famoso por la práctica de su conocimiento, con alto respeto. Un día un amigo se encontró con el gran filósofo y le dijo:

socrates

— ¿Sabes, Sócrates, lo que acabo de oír de uno de tus discípulos?

— Espera un minuto, replicó Sócrates. Antes de decirme cualquier cosa querría que pasaras un pequeño examen. Es llamado el examen del triple filtro. El primero es el de la VERDAD, ¿estás seguro de lo que me vas a decirme es cierto?

— Me acabo de enterar y no lo sé...

— O sea que no sabes si es cierto. El segundo filtro es de la BONDAD, ¿quieres contarme algo bueno sobre mi discípulo?

— Todo lo contrario…

— Con que quieres contarme algo malo de él y sin saber si es cierto. No obstante queda el último filtro, el de la UTILIDAD, ¿me va a ser útil?

— No, realmente no.

Entonces Sócrates concluyó:
— Si no es cierto, ni bueno, ni útil... ¿para qué contarlo?

 

socrates01

Con este ejemplo Sócrates le enseñó a su amigo no solo que no era bueno estar pendiente del cotilleo sino que a la vez uno puede vivir una vida moral utilizando principios o valores en la vida diaria.

La Verdad, la Bondad y la Utilidad son principios y prácticas que debemos todos cultivar en beneficio no solo de nuestro ser, sino también como norma de convivencia en la sociedad en que vivimos.

La Verdad, la Bondad y la Utilidad son principios y prácticas que debemos todos cultivar en beneficio no solo de nuestro ser, sino también como norma de convivencia en la sociedad en que vivimos.

Siempre:

  • La Verdad será superior a la mentira,
  • La Bondad será mejor que la maldad, y
  • La Utilidad estará sobre la inutilidad de las cosas o eventos del diario vivir.